Yo no corro una mierda

Yo no corro una mierda. Creo que es importante comenzar dejando esto claro puesto que de lo que quiero escribir hoy es del fenómeno del “running”.

Soy profesora de inglés y por mucho que me hagan gracia los hagstag #running #Liturunner #skirunning…yo no practico running, ni soy runner. Yo corro, salto aliagas, me tropiezo, me paro a hacer fotos, nunca tomo tiempos y la única carrera que he corrido en toda mi vida ha sido la San Silvestre (Porque me gusta disfrazarme, no os creáis).

Desde que era muy pequeña me ha encantado correr, primero únicamente como herramienta para jugar y ser más rápida que el resto y, más tarde, porque descubrí que era algo con lo que disfrutaba y que no se me daba del todo mal.

Moncayo
Moncayo (2314 m)  Foto: Daniel Mur

No sé muy bien porqué empecé a correr. Cuando terminé mi etapa del juego, creé un vínculo muy fuerte con la montaña a raíz de diferentes campamentos y distintas personas que me acercaron a ella de una manera que hizo que me calara dentro.

Hace ya diez años desde aquel verano en el que encontré el nexo de unión entre la montaña y el acto de correr. Siempre lo recordaré porque madrugaba como si se me fuera la vida en ello y quedaba con mi amiga Raquel para recorrer los caminos de nuestro pueblo cada día durante un tiempo más largo. Por aquel entonces nos daba igual la distancia o la rapidez, para nosotras lo que importaba era “correr más rato sin parar” y correr significaba descubrir, encontrar nuevos lugares en nuestro pequeño rincón y capacidades de superación en nuestra propia mente y cuerpo.

Desde entonces, he encontrado en este deporte un refugio. Hay temporadas en las que no le dedico a penas tiempo y otras en las que ha sido como el aire para respirar.

Siempre que me ha tocado vivir en un lugar que no era el mío, el acto de correr ha sido la herramienta para conocer rincones nuevos, perderme en paisajes de cuento, matar la sensación de echar de menos o simplemente, poner la mente en blanco. A continuación, os dejo fotografías de algunos de los lugares que descubrí correteando  por tierras inglesas y danesas:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Correr para mí es una anestesia para el alma y también para la mente y es quizás por eso por lo que nunca he competido. Siempre he tenido la sensación de que si me lo tomaba en serio, ya no significaría lo mismo y me da miedo cambiar mi deseo de sentirme libre, conectar con la naturaleza o dejar al cuerpo descargarse  por un pensamiento de competitividad, superación o qué se yo.

No descarto la posibilidad de plantearme retos en un futuro no lejano en los que me vea en una línea de salida. Es por eso, por lo que he querido escribir esto para todos aquellos que quizá hayan perdido el gusto por correr y quieran reengancharse, para los que en su cabeza ya no hay paisajes sino kilómetros por minuto y para mi misma, para que nunca se me olvide mi “por qué” principal de correr ni el sentimiento que despierta en mi este deporte, al margen de modas, distancias, carreras o tiempos.

Para terminar, me gustaría redireccionaros al blog de alguien que corre un poquito más que yo (Solo un poco eh Vic!). Él es Víctor Ramírez, triatleta, entrenador de pequeños culos inquietos en La Roda (Albacete) y ejemplo de una vida ligada completamente al deporte.

Os dejo golpeando con él pulsando aquí:  SIGUE GOLPEANDO 

 

He descubierto que no persigo a nadie y nadie me persigue. La felicidad no era un destino, sino el camino por seguir y pierdo el tiempo en este camino, posponiendo su inevitable final. La piel fría, el corazón caliente y los resoplidos del esfuerzo me rejuvenecen. El cuerpo vuelve a acelerarse, el aire que respiro de los pulmones corta de nuevo el frío y mis huellas se alejan entre los valles.”                                                                                                                                                                              Kilian Jornet

 

Processed with VSCOcam with m5 preset

Anuncios

6 thoughts on “Yo no corro una mierda

  1. Jajaja, me has recordado a mis tiempos mozos.
    Yo también corría, simplemente porque llegaba antes. Me crié en el pueblo, teníamos vacas y repartía leche. Más de una vez llegaban las lecheras “esmediadas” por hacer el reparto corriendo, y cuando terminaba, sin carga y cuesta abajo, volaba.
    Y al llegar a casa me hacía un bocata, y mientras me lo comía salía corriendo para jugar con mis amigos, y muchas veces ellos iban en bici, y yo como no tenía, pues cogía el transporte de San Fernando. Y a veces después de tanto correr, terminábamos jugando a “encorrer”, y volvía corriendo a hacer los deberes, y al día siguiente corría a la salida del cole para repartir la leche pronto, otra vez, y así pasaban los años.
    Y más tarde, cuando vine a Zaragoza también corría, ahora por placer, con mis cutre-“maripís” del SEPU (la primera tienda de Zaragoza que tuvo escaleras mecánicas, ¡ojo a la modernidad!) y mi pantalón y calcetines remendados de las milicias, y por supuesto no tenía ni cronómetro, ni ningún cacharrómetro, pues no se habían inventado. Simplemente cada día iba un poco más lejos, y un día llegue a un barrio que ni siquiera conocía, era el Barrio Oliver, y casi me pierdo. Un Forrest Gump era yo, hacía kilómetros sin talento. Y no estiraba, ni calentaba, así tengo las rodillas, la espalda y la elasticidad, para el vertedero.
    Te habrás fijado que no he pronunciado la palabra “runner”. La única diferencia entre un corredor y un “runner” son mil euros de equipación.

    Le gusta a 1 persona

    1. jajajajaja Me declaro oficialmente fan incondicional tuya David! Aunque con unos añicos de diferencia, los que nos hemos criado en el pueblo entendemos de sensaciones que los urbanitas desconocen (y viceversa claro). ¡Tu eres de los míos! y es un placer siempre mirar la vida desde tus ojos y sentirme tan identificada 🙂 El lechero runner suena de lo más cool eh jajajajaja. Tal y como tu dices, no he podido quitarme la imagen de Forrest Gump de la cabeza mientras te leía y es que “la vida es como una caja de bombones, nunca sabes lo que te va a tocar” y nosotros hemos sido unos afortunados corredores del núcleo rural ;).

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s