Escocia en furgoneta

Hace un tiempo descubrí que los viajes no son importantes por el lugar que visitas, sino por la manera en la que eliges vivirlos y las personas que te acompañan en tu aventura.

Una vez asentada en tierras escocesas y tras contemplar desde la ventana del tren todas la mañanas las grandes extensiones de húmedos campos verdes e infinitos lagos, la única manera que se me ocurría para llegar hasta cada esquina de esta tierra salvaje era ser un poco salvaje también.

Así fue como los ocho fantásticos decidimos embarcarnos en una aventura en furgoneta desde la ciudad de Edimburgo. Recorreríamos el norte de Escocia surcando las Highlands hasta llegar a Inverness, para después recorrer la costa del Lago Ness y visitar los castillos más emblemáticos de este país. Después, nos sumergiríamos en lo más parecido al País de nunca jamás que jamás hayáis visto: la Isla de Skye, y terminaríamos atravesando el famoso valle de Glencoe y recorriendo sus escarpados montes.

1-393

¿Me acompañáis en este viaje por mis recuerdos?

Al principio parecía una locura, pero Escocia permite la libre acampada y nosotros lo que queríamos era sentir el contacto con la naturaleza de manera más real y cercana, y ¿qué mejor manera para lograrlo que amanecer a los pies de las montañas, acostarse con el ruido de las cascadas de fondo, desayunar contemplando el amanecer en la playa o cenar bajo un manto de estrellas?


DÍA 1: EDIMBURGO – PERTH – PITLOCHRY 

Nuestro primer día de aventura partimos desde Edimburgo hacia las  tierras altas de Escocia con dos furgonetas recién alquiladas que no podrían molar más, como podréis ver en las fotos. En la furgo número uno: Júlia (alicantina y miss carcajada continua) , Gaby (Ecuatoriana bailonga), Úrbez (Desde Huesca, la capital mundial) y yo al volante. En la furgo número dos, Andrés (Burgalés empedernido cuyo único amor reconocido es su catedral), Iván (de Málaga con acento de Málaga) y Javi (mi flatmate más molón del mundo mundial) al volante.

1-73
De derecha a izquierda: Andrés, Javi, Iván, Júlia, Gaby, Úrbez y yo.

Teniendo en cuenta que en Escocia se conduce por el lado izquierdo de la calzada, podréis haceros una idea de los nervios que se respiraban las primeras horas de viaje. Yo ya había conducido antes en Inglaterra pero Javi era virgen en eso de sentir que vas a contra corriente, así que sin que el miedo pudiera con las ganas y como nos caracteriza a nosotros dos, con la música bien alta, arrancamos motores.

Ese día visitamos dos pequeños pueblos pero con mucho encanto : Peth y Pitlochry. En Pitlochry tomamos un autobús y nos adentramos en el Bosque Encantado donde pasamos una noche mágica entre luces, sombras, magia, hogueras, leyendas y para romper con todo lo idílico del momento, ¿porqué no decirlo?, también entre barro y un frío helador.

1-45
Bosque Encantado (Pitlochry)

Volvimos a nuestras furgos (que habíamos aparcado en un parking en Pitlochry) y decidimos pasar la noche allí, lo que nos permitió que los preparativos de la tienda, el interior de las furgos y la cena fueran un espectáculo digno de ver, pero al menos nadie muriera en el intento, puesto que contábamos con la luz de las farolas del parking que nos facilito mucho todo. Y así pasamos nuestra primera noche, soñando con todo lo que todavía estaba por venir.

DÍA 2: PITLOCHRY – AVIEMORE – LAGO MORLICH – INVERNESS – LAGO NESS – CASTILLO URQUHART – INVERMORISTON

Durante nuestro segundo día de viaje atravesamos el Parque Nacional de Cairngorms. Hicimos dos paradas para visitar Aviemore y el Lago Morlich, donde paseamos por la costa y comimos al sol.

lago-morlich
Lago Morlich

Por la tarde, continuamos nuestro viaje hasta la capital de las tierras altas de escocia: Inverness y desde allí, recorrimos toda la costa del Lago Ness hasta llegar al famoso Castillo de Urquhart, donde vimos atardecer mientras perdíamos la esperanza de ver a Nessie.

1-67
Inverness

Como todos los días, cuando el sol comenzaba a apagarse, entendíamos la señal del cielo y sabíamos que era el momento de buscar un sitio donde aparcar las furgonetas y preparar todo para pasar la noche. Por esta zona nos resultó más difícil de lo normal encontrar un lugar, por eso si algún día queréis pasar una noche por esta zona, os recomiendo un parking a la entrada de Invermoriston donde hay una señal gigante que dice “Prohibido pasar la noche”, pero que sólo sirve para meter miedo, o eso nos dijeron a nosotros los paisanos de allí. Además, tenéis unos baños públicos al lado, mucha luz si tenéis que cocinar y a unos 30 metros se encuentra el puente de  Thomas Telford, construido en 1813, que atraviesa las espectaculares cascadas del rio Moriston.

DÍA 3: INVERMORISTON – CASTILLO EILEAN DONAN – PORTREE – OLD MAN OF STORR – KILT ROCK – GARRAFAD

El tercer día de nuestro viaje prendimos el motor y nos dirigimos al increíble Castillo de Ilean Donan atravesando valles y lagos eternos cantando a grito pelao al ritmo de Olivia .

1-84
Castillo de Ilean Donan

Tras fotearnos en el mítico castillo, volvimos a nuestras furgos para poner rumbo a un lugar con el que yo llevaba soñando como futuro destino desde hacía muchos años: La Isla de Skye.

Visitamos el pueblo pesquero de Portree, paseamos por las verdes colinas hasta llegar a uno de los lugares más icónicos de Escocia: Old man of storr, y contemplamos desde el mirador de Kilt Rock la increíble cascada, los acantilados y el infinito océano atlántico.

Desde allí, con Andrés de copiloto, decidimos improvisar y nunca dejarse llevar ha dado tan buenos resultados. En la carretera que separa Kilt Rock del valle de Quiraign, encontramos una pequeña señal que decía “Beach” y allá que fuimos. Más tarde descubrí que a este lugar mágico al que accedimos por una carretera unidireccional bordeando acantilados y que no figura en los mapas, se le conoce por el nombre de Garrafad.

14723593_892489997518467_2585811466015735808_n1
Atardecer en Garrafad

Aprovechando la bajada de la marea y la luz del atardecer, accedí a lugares inaccesibles con la cámara y capturé la locura de algunos de bañarse en el Atlántico. Y allí pasamos la noche, rodeados de vacas, cantando como locos en nuestras furgos devorando sandwich, sopa de tomate y con el sonido de las olas de fondo.

DÍA 4: GARRAFAD – QUIRAIGN – CORAL BEACH – NEIST POINT – ARMADALE

Pocas veces he sentido tanta magia en mi vida como al amanecer es ese lugar de la isla de Skye. Todos los kilómetros del mundo merecen la pena únicamente por despertar cuando el mundo duerme y el cielo arde.

1-436
Amanecer en Garrafad

Comenzando un día así, nada puede salir mal, porque te llenas de una energía que no sabes muy bien de donde viene, pero te inunda por dentro y conquista cada esquina de tu cuerpo. Y así, nos despedimos de Garrafad para sumergirnos en otro lugar de anuncio: Quiraign, y nunca mejor dicho, porque allí nos encontramos con todo un equipo de fotógrafos y modelos creando material para una revista de ropa de montaña.

Tras un paseo por Quiraign, tomamos la carretera que nos llevo a Coral Beach, una playa por la que pasear, disfrutar del contraste del verde de las colinas y del blanco de la arena y las aguas cristalinas y si eres atrevido, meter los pies en el agua helada.

1-649
Coral Beach

El faro de Neist Point fue nuestra siguiente parada del día. Se trata del faro más famoso de toda Escocia y se encuentra localizado entre una serie de acantilados que hacen de ese lugar uno de los favoritos para los fotógrafos que se adentran en la isla de Skye.

Terminamos nuestra jornada en Armadale, donde pasamos nuestra última noche en la isla y donde nos esperaba María (la catalana) para incorporarse al viaje los últimos días y amenizarme las noches de frío en la furgo.

 

DÍA 5: ARMADALE – MALLAIG – VIADUCTO DE GLENFINNAN – FORT WILLIAM – THREE SISTERS – DALNESS 

El amanecer del quinto día miramos al alba y tomamos el primer ferry que nos llevo de Armadale a Mallaig para abandonar la isla de Skye que tan buenos momentos grabó a fuego en nuestra memoria.

Tras una parada en el Viaducto de Glenfinnan, donde los frikis de la saga de Harry Potter disfrutamos de uno de los paisajes más míticos de la película (el puente que atraviesa el Expreso de Hogwarts) llegamos a la ciudad de Fort William, donde disfrutamos de una comida caliente en un restaurante después de días de ser los reyes de la sopa de sobre.

1 (724).JPG
Viaducto de Glenfinnan

Otro de mis lugares favoritos del viaje fue el Valle de Glencoe, el cual atravesamos de punta a punta y en el cual nos sumergimos sin rumbo alguno. Pasamos la noche en Dalness, a los pies de las famosas montañas llamadas las Three Sisters y del pico Buachaille Etive Mor, el cual pensábamos ascender al día siguiente.

1-810
Valle de Glencoe

DÍA 6: DALNESS – BUACHAILLE ETIVE MOR – EDIMBURGO

Nuestro último día de aventura amanecimos en medio de un bosque en Dalness y preparamos nuestra comida de ataque para ascender al pico Buachaille Etive Mòr y pusimos rumbo a la conocida con el nombre tan apetecible de “La escalera del diablo”.

Aparcamos nuestras furgonetas en el parking de Altnafeadh y comenzamos nuestro ascenso. Al principio parecía algo sencillo, pero lo cierto es que había bastantes tramos en los que hacía falta cierta técnica. Además, aunque comenzamos la ascensión con un sol radiante, en Escocia nunca se sabe lo que puede pasar y si a eso le sumamos lo traicioneras que son las montañas, el resultado fue que en menos de 5 minutos tras llegar a la cima, se nos echo la niebla encima dificultándonos el descenso y privándonos de las vistas.

Con muy buen sabor de boca y algo cansados regresamos al parking 5 horas después de comenzar nuestra ruta y nos encontramos con que una de nuestras furgonetas estaba completamente atascada en barro. Cuando estas en Escocia, este tipo de incidentes se solucionan en un “plisplas”. Dos escoceses y una escocesa de manual se acercaron antes de que se nos ocurriera pedir ayuda (como siempre pasa en estas tierras) y comenzaron a hacer de las suyas con cortezas de árbol y mucha maña. En menos de 15 minutos, ya estábamos en la carretera rumbo Edimburgo de nuevo con más de 600 millas a nuestras espaldas, 16 horas de carretera y 6 días inolvidables llenos de millones de anécdotas que rememorar.

 


 

Durante nuestros días de viaje mi cámara de fotos echaba fuego y mis compañeros (como todos los que viajan por primera vez conmigo) descubrieron mi adicción por capturar cada momento y me hicieron reflexionar sobre el “porqué”.

Supongo que me encanta la fotografía porque me permite capturar momentos y volver a revivirlos cuando quiera, pero sobre todo, porque me permite ser consciente de lo verdaderamente importante, de lo que no podemos captar con un disparo de nuestra cámara y sin embargo, lo que hace que un viaje sea especial, como las carcajadas de Julia a cualquier hora del día, la energía de Javi por las mañanas, la emoción en los ojos de Gaby en el bosque encantado, el esfuerzo de Iván para llegar hasta la cima “si o si”, las risas por no llorar de frío con María en la tienda de campaña, ver a Úrbez haciéndole frente a todo a lo que tenía miedo al principio y un incansable Andrés que día tras día transmite sin darse ni siquiera cuenta que “todo está bien” y nos arrastra con él.

Una vez más, nos dejamos sorprender por nuestro país de adopción y caímos rendidos a sus pies.

1-865
De izquierda a derecha: María, Júlia, Úrbez, yo, Iván, Andrés, Gaby y Javi.

DATOS DE INTERÉS

  1. La acampada libre es legal en Escocia, pero hay ciertas directrices que todos los campistas deben seguir. Se trata de una fórmula muy sencilla: respetar el campo + vigilar la seguridad = ¡acampada libre perfecta!
  2. Nuestras furgonetas hipermegamolonas están alquiladas en Wicked Campers.

 

 

 

 

Anuncios

16 thoughts on “Escocia en furgoneta

      1. Me encanta estamos planeando un viaje en coche por Escocia,nos servira de mucho para planificar, por cierto mi prima es de Alicante y tambien trabaja en Glasgow sera visita obligada jijiji.

        Le gusta a 1 persona

      2. ¡Qué envidia Lorena! Os vais a volver locos con esta tierra, ya lo verás, es un auténtico espectáculo. Glasgow es una ciudad que te ofrece una vida cultural para personas hiperactividad, aprovéchate de eso y no te limites sólo a hacer la típica ruta de monumentos. Muchas gracias por leerme y espero que me escribas con cualquier duda que te surja 🙂 Un abrazote desde estas tierras, que ya te esperan impacientes 😉

        Me gusta

  1. Bonita y completa ruta Clara, otra buena muesca para tu viaje existencial. A seguir así de bien.
    Oye, vais a tener que volver a Fort William en verano para subir al techo de Gran Bretaña, el Ben Nevis, que en realidad no es más que una tachuelilla si lo comparas con el Moncayo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola,buenas tardes, aprovechando los viajes para ver a mi hija que esta en la universidad,estamos descubriendo Escocia. Nunca pense que fuese tan bonita.En marzo que volveremos aun estamos pensando donde ir pero lo que sabemos que este verano las vacaciones seran escocesas.Ya te preguntare cosas de Escocia. Disfruta.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Jose Carlos, me alegro de que tú también te estés asombrando el diamante en bruto que es Escocia, yo cada día descubro nuevas costumbres, personas y lugares que me hacen quererla como si fuera ya parte de mi. Gracias por leerme y no dudes en escribirme para preguntar cualquier cosa. 🙂

      Me gusta

  3. Hola!!! Soy una enamorada de Escocia, y de las Highlands en particular. Hace 8 años hicimos un viaje para hacer diversas rutas de trekking, y resultó ser mágico. Ahora estamos planeando hacer la North Coast 500 en furgoneta, y buscando informacion me he encontrado con esta fantástica entrada. Me ha encantado revivir algunos sitios con vosotros. Sin embargo, tenemos una duda muy importante: aunque la acamapada es libre, se puede dormir en la furgoneta en cualquier sitio o has de contactar con los responsables de zona o ir a un camping? Me refiero a furgoneta como las vuestras, no a autocaravanas.
    Ojalá sigais disfrutando de esa tierra tan maravillosa.
    Un besito desde Galicia.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola Ana! Lo primero de todo, gracias por leerme. El único propósito de esta crónica era el mostrar un viaje que para nosotros fue mágico y que espero que muchas personas puedan realizar siguiendo nuestros pasos porque fuimos muy afortunados. En cuanto a tu duda…Mientras que en el lugar no ponga ningún letrero de que no se puede pernoctar, podéis dormir dónde y cómo queráis dentro de las furgos, en tiendas o caravanas. La north coast 500 pinta muy muy bien así que a ver si nos cruzamos por estas tierras o en algún otro lugar del mundo. ¡Un abrazo y buen viaje aventureros!

      Me gusta

  4. ¡Hola!

    ¡Me acabo de enamorar de esta entrada! Este verano voy a ir a Escocia por primera vez y tu entrada no ha hecho más que multiplicar mis ganas por visitar esta tierra tan fantástica. Espero que mi experiencia sea tan genial como la vuestra.

    ¡Un abrazo!

    Laura

    Le gusta a 1 persona

    1. Muchísimas gracias por leerme Laura. Escocia te va a enamorar como lo hace con todos, no es tierra de unos pocos, si la visitas caes rendida a sus pies 😉 Espero que toda la información te sirva de ayuda y no dudes en escribirme si alguna preguntilla 🙂 Un abrazote fuerte y a disfrutar, lo primero de todo, de la preparación del viaje 😉

      Me gusta

  5. Que alucinante!!!!
    Nosotras somos dos amigas que soñamos viajar a Escocia. Un verdadero sueño por cumplir. Las distancias y los valores hacen que parezca imposible.
    Hermosa propuesta!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s